Como piensas vives, como vives piensas¡

Como piensas vives, como vives piensas

Es una frase que da inicio a una verdadera aventura llamada vida, en la que la ausencia no representa escasez y el exceso extravagancia, donde el pensamiento se disuelve en un alfabeto de pocas letras e infinitas combinaciones de emociones, donde la racionalidad a veces pasa desapercibida porque el pensamiento lógico es finito por sus características físicas, pues puedes decir cuánto mide tu nariz pero no explicar las múltiples funciones que cumple respirar  12 veces por minuto.

Cuando escuché esta frase entendí  muchas cosas que en el momento eran parte de mi diccionario de vida, entre ellas: que estamos enfocados en lo que falta como si esta es la única ilusión ante la motivación, como si este es el punto de inflexión ante lo que no se percibe, por lo que hace unos años la vida me dio una gran lección de la que he aprendido y seguiré aprendiendo, porque en este espacio físico  soy materia que  se transforma.

 Esta lección se basa en comprender  aspectos básicos de la vida como:  entender que en mi vida tenía ciertas conceptos o creencias que limitaban mi forma de pensar, de sentir  y  de actuar, pues pensaba  que vivía porque comía y no por lo que realmente sentía,  que  hablaba  en punto y coma sin saber que el punto y aparte era una nueva idea que venía, me preocupaba por los detalles y por lo que no era importante  porque era lo que mi  ADN sabía.

El punto de inflexión o el cambio de  chip,   me permitió entender que soy más de lo que veo y que puedo vivir en un mundo donde la escasez no existe, donde el tal vez no es una respuesta y donde el quizás no tiene vida.

Pues en este pequeño mundo TODO es posible, hasta lo que considero una locura, porque no hay límite,  no hay creencias que limiten, no hay pensamientos y sentimientos negativos, no hay No como respuesta. .

En  este  pequeño gran mundo  la imaginación es el ingrediente principal para creer, para crear, para pensar y sentir. En este mundo de imaginación entendí que la energía magenta era la poesía en la que me sumergía, entendí que mis emociones tienen lógica y sintaxis, porque todo tiene orden aunque el orden sea un cuadro abstracto que se lee en líneas y colores.

Cuando me tome el tiempo suficiente para entender como vivía, comprendí que mis pensamientos no tenían coherencia con mi vida, que las opiniones eran látigos de acero que encadenaban mi esencia y en la que no presumía la grandiosa vida que tenía.

Comprendí que si no pensaba en grande no obtendría lo que realmente quería,  que la vida es un proceso de etapas vividas y sueños por realizar, porque si pienso en un pasado no veré mi futuro y tampoco viviré mi presente.

Si vives como piensas que sea el mejor proyecto de tu vida, donde se refleje tu mejor versión, donde existas en armonía con lo que eres y dices, porque la vida es una y este es la única  oportunidad para brillar.

coo.png

Hasta la próxima aventura 😉

Kamelia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s